miércoles, agosto 13, 2014

El Peligro de la Indignación


A nadie se le escapa que vivimos en tiempos revueltos. En tiempos en los que muchos ciudadanos, cansados de pasarlo mal, han decidido pasar a la acción a través de manifestaciones, revueltas, y también de plataformas de participación.

En principio nada mas sano que la participación del ciudadano en los procesos políticos de un país.
El problema surge cuando esas plataformas están dirigidas desde partidos políticos, o políticos sin ninguna filiación conocida, pero con un interés real en el poder.

Y es que la indignación nos lleva a querer borrar de un plumazo la realidad actual. Nada de lo que existe nos sirve. Olvidamos los años de bonanza, de prosperidad. Olvidamos los 40 años de pacífica convivencia entre nosotros mismos.

El enemigo no lo buscamos en nuestros actos, en nuestra falta de previsión. Olvidamos la auto-crítica para volvernos críticos con el sistema.

El enemigo es ahora el que está bien, el que ha prosperado. Sea éste el vecino con un buen puesto de trabajo, y lógicamente el Banco que nos prestó el dinero para comprarnos nuestra casa, y sin el cual seguiríamos viviendo de alquiler.

El enemigo es el político, al que convertimos en casta. Pero nunca somos nosotros mismos.

Nos dicen desde ésas plataformas que tenemos derechos... y eso nos gusta. Y que tienen la solución a todos los problemas económicos:  al igual que Robin-Hood sólo hay que quitarle el dinero a quién lo tiene y repartirlo con quién no lo tiene.

Pero olvidamos que Robin Hood era una novela medieval, y que hoy en día es un cuento para niños.


Un cuento.. eso es lo que nos venden.

Un cuento para los indignados. 

Nada de usar la imaginación en tiempos de crisis. Nada de fomentar el auto-empleo o montar cooperativas nosotros mismos. Queremos un puesto fijo en una empresa solvente para tener asegurado un buen sueldo a final de mes. Con derecho a vacaciones, días libres, etc.. como si la crisis no existiera para todos. Incluido para el empresario.


Despertemos!!  No dejemos que unos pocos utilicen la Indignación de muchos para conseguir sus propios intereses.
De la crisis no nos sacará nadie. Sólo nosotros mismos con nuestro trabajo y nuestro esfuerzo.

No tiremos por tierra todo lo conseguido. Aprendamos de nuestros errores para no volver a sufrir cómo estamos sufriendo. Pero no olvidemos que estamos en una sociedad libre, avanzada, democrática y próspera.

1 comentario:

FJ Tráilers dijo...

Hola Rafa, gracias por aportar este punto de vista, me parece realmente interesante.

No obstante, el texto me plantea varias cuestiones que creo que te has saltado.

¿Por qué tenemos que pedir dinero a un banco para comprar una casa? ¿Quién fija esos precios millonarios para los hogares? ¿Por qué tenemos que pagar esos precios o los intereses a los bancos? Me parece una forma de esclavitud.

Claro que el empresario también sufre la crisis. De hecho los empresarios y obreros están en el mismo saco. Sube el precio de la luz, el IVA, el IRPF... ¿Cómo van a surgir nuevos empresarios si nos ahogan a base de impuestos?